Univerdidad de Talca

Facebook Twitter Pinterest Youtube Linked In

Claudio Arrau: Pianista chileno de interpretación universal

El Centro de Documentación Patrimonial de la Universidad de Talca trabaja en un riguroso proyecto para digitalizar y conservar las partituras originales realizadas con el puño y letra del maestro de Chillán.

Más |
Claudio Arrau: Pianista chileno de interpretación universal


13 Septiembre 2017

En un pequeño poblado llamado Chillán, en las entrañas del último lugar del mundo, nació en 1903 uno de los pianistas más prodigiosos de la historia. Una leyenda que eleva la música clásica hacia una acrobacia espiritual. Un músico que goza de un invaluable repertorio de obras provenientes de una estirpe musical incubada por Beethoven. A Claudio Arrau, se le escucha chileno pero se le siente universal, y su legado es un patrimonio para las nuevas generaciones de músicos en el país.

Su incansable labor se caracterizó por el perfeccionismo en el trabajo técnico y la exigencia investigativa, que lo posicionaron como un genio vanguardista en la historia.

“Era un estudioso integral en cada una de las obras que trabajó. Investigaba el contexto histórico y artístico de la obra, también indagaba sobre las facultades intelectuales de los compositores”, explicó la académica de la Escuela de Música de la Universidad de Talca, Marcela Lillo.

La profesional señaló que el material heredado en sus partituras es hasta hoy una importante influencia para las nuevas generaciones de pianistas.

“Interpretó obras contemporáneas para la época y eso fue muy innovador al trabajar con la música de su tiempo, lo cual deja en valor que hoy día los intérpretes estemos trabajando codo a codo con los compositores a los fines de refrescar la música de nuestros tiempos”, afirmó.

INICIOS

La temprana muerte de su padre, cuando apenas tenía un año de edad, obligó a que la madre de Arrau, Lucrecia León, retomara su profesión de pianista para ser el sostén económico del hogar. Su relación maternal trascendió al plano musical e influyó en Arrau la pasión de expresar sus sentimientos a través de la música.

El joven Arrau dominaba el teclado con una increíble naturalidad, pero también con una estricta disciplina. Sus jornadas de práctica abarcaban 7 u 8 horas diarias, aunque en ocasiones se alargaban hasta alcanzar las 15 horas. El ancho de sus manos le permitió lograr destrezas en la digitación de las teclas y la constante corrección de su postura produjo una vinculación directa con el instrumento.

Convertido en un niño prodigio, a los cinco años de edad ofreció su primer concierto en el Teatro Municipal de su ciudad natal, donde mostró los resultados de su arduo trabajo.

Años después, su impresionante talento lo llevó a realizar una serie de conciertos a congresistas y luego en el Palacio de La Moneda frente al entonces Presidente de la República, Pedro Montt, a quien deleitó con la interpretación de obras de Mozart, Beethoven y Chopin. Esta presentación le valió una beca otorgada por el gobierno de Chile para perfeccionar sus habilidades musicales en la Alemania.

CONSAGRACIÓN

En aquel entonces, Europa era considerada como la cuna de los mejores intérpretes de música clásica en el mundo. Una oportunidad inmejorable para un niño de diez años ávido de nuevos conocimientos para expresar su arte.

En Alemania, tuvo como maestro al reconocido concertista de piano y compositor, Martín Krause, quien fue discípulo de Franz Liszt (Liszt fue discípulo de Karl Czesny y éste, a su vez, de Beethoven). La relación con su tutor trascendió el carácter académico y lo consideró como su figura paterna hasta su muerte en 1918, evento que causó en Arrau, una gran conmoción al punto de dar por terminada su formación musical.

En la década de 1920, era un pianista consagrado en toda Europa, donde realizó extensas giras con interpretaciones de estilo clásico – romántico y composiciones contemporáneas vanguardistas. También visitó Norteamérica, Sudamérica y Chile donde a su paso confirmó su virtuosidad a escala mundial.

Arrau se ganó el respeto del público y la crítica internacional con interpretaciones de Bach, Brahms, Chopin, Debussy, Liszt, Mozart, Schumann, Schubert y Beethoven. En su carrera recibió numerosos premios y distinciones, tales como: Legión de Honor de Francia, el Premio de la Música de la Unesco, la Medalla Beethoven de Nueva York, el grado de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Oxford, y el Premio Nacional de Arte de Chile en 1983, entre otros.

Además, el maestro chileno grabó uno de los primeros CD de audio comercial en la historia, Chopin Valses, un repertorio completo de los valses de Frédéric Chopin. Su disco salió a la venta el 17 de agosto de 1982 junto a The Visitors del grupo ABBA y la Sinfonía Alpina de Richard Strauss.

El 9 de junio de 1991, Claudio Arrau falleció a los 88 años en Mürzzuschlag, Austria. Sus restos fueron trasladados y sepultados en el Cementerio Municipal de su natal Chillán por voluntad expresada en su testamento. Su tumba se encuentra en el Paseo de los Artistas junto a Ramón Vinay, Marta Colvin, Lalo Parra y Gonzalo Rojas. En conmemoración al centenario de su nacimiento, en 2003 fue proclamado como el año de Claudio Arrau.

PARTITURAS

Preservar el legado artístico del país para las futuras generaciones, es un objetivo que reivindica la Universidad de Talca a través de su Centro de Documentación Patrimonial (CENP) con la recopilación, recuperación y digitalización de 6.000 partituras del maestro Arrau que estuvieron guardadas en el Museo Arrau de la ciudad de Chillán. Esta rigurosa labor se inició en 2016 y, actualmente, se encuentra en una segunda fase de trabajo que se realiza bajo estrictos protocolos para preservar la integridad física de este valioso material.

José Miguel Ramos, musicólogo y académico de la Escuela de Música, está cargo de este proyecto que consiste en rescatar las partituras personales de Claudio Arrau, con las que estudió durante su trayectoria musical. Su labor consiste en desarrollar la investigación respectiva a fin de que este material sea del interés del público en general. Estos archivos están a disposición de forma gratuita en la web www.portaldelpatrimonio.cl

“El proyecto de las partituras surgió de manera fortuita, ya que provino de otro proyecto con el CENP que consistió en la recuperación de una biblioteca colonial del convento Franciscano de Chillán. La Universidad hizo un valioso trabajo de recuperación de más de 6.000 libros de los siglos XVI, XVII y XVIII con el apoyo de la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Chillán. Esta labor fue valorada por el director del Museo Arrau, Gabriel Peña, quien valoró la tecnología y el trabajo de conservación aplicado y propuso hacer lo mismo con las partituras de Arrau”, relató el académico.

“Este proyecto tiene un valor histórico importante, pues estamos hablando de un material autógrafo donde están las indicaciones musicales de uno de los mayores pianistas del siglo, pero sobretodo tienen un tremendo valor musical porque las partituras de Arrau están llenas de indicaciones musicales muy precisos que son de gran utilidad para músicos y pianistas de la actualidad”, añadió.

Rigor

Según algunas conclusiones que desprende de su investigación, Ramos dijo que Arrau fue reconocido en el mundo como un pianista “serio” porque contaba con una interpretación muy formada, debido a que siempre se preocupó de tocar ediciones que se acercaran lo más posible al lenguaje original del autor.

“Comúnmente las reediciones van perdiendo un poco el lenguaje original del autor. Arrau en cambio, hace un verdadero trabajo de investigación de cómo debían interpretarse las obras. En especial las obras de mayor valor son de Franz Liszt, ya que Arrau estudió con un discípulo de Liszt.

Estas partituras contienen todas las indicaciones de digitación, las cuales detallan qué dedos se utilizan en el piano. Es todo un arte que se transmite de maestro a discípulo y da cuenta del trabajo de su vida”, observó.

Legado fundamental

Para la Escuela de Música de la Universidad de Talca, Claudio Arrau es una de las influencias más importantes para la comunidad académica, por ello considera que es fundamental el trabajo realizado para mantener su legado histórico intacto y al servicio de la comunidad.

“Su legado es enorme. Arrau fue el primer músico chileno que nos dio a conocer en el mundo. Es una motivación tremenda para muchos músicos que el talento nacional podría ser desarrollado en los mejores escenarios del mundo. Era una persona muy humilde, enemigo de la vanidad y del músico que aparentaba ser un virtuoso y divo. Siempre fue una persona muy dedicada a sus estudios y al trabajo. Es una de las mejores escuelas para los músicos de nuestra generación”, expresó Ramos.

Los expertos consultados coinciden en que la música clásica ha perdido interés en los gustos juveniles frente a modernos géneros carentes de contenido. Sin embargo, el esfuerzo realizado por la Universidad de Talca en su concepción de institución estatal al servicio de su comunidad, impactan directamente en una generación de jóvenes músicos que dispondrán de un material inédito para perfeccionar sus habilidades musicales.

DIGITALIZACIÓN

El CENP de la UTALCA cuenta con un escáner de alta resolución Zeutschel que captura imágenes en 600 dpi mediante el barrido de una cámara cenital. Cada elemento gráfico se procesa en un computador y finalmente se almacena en discos duros, tras lo cual se suben a la web. Dicha tecnología es única en universidades de regiones en el país.

Las labores realizadas consisten en el diagnóstico de la partitura y registro en ficha; limpieza mecánica superficial; uniones de rasgado realizadas con papel japonés y metilcelulosa; aplanado y eliminación de arrugas. En total se fabricaron 237 carpetas con papel libre de ácido para almacenar las partituras que, tras su digitalización, se conservan en cajas especiales.

Eduardo Bravo es director del CENP, institución creada en 2015 con el objetivo de investigar y difundir el patrimonio del Valle Central de Chile para convertirlo en recurso didáctico en la Región del Maule. En el proyecto, su responsabilidad refiere a la supervisión del proceso de recopilación, recuperación y digitalización del patrimonio de Claudio Arrau.

“La primera parte del trabajo se efectuó durante el año 2016 terminando con una importante cantidad de partituras descritas. Partimos con Franz Liszt por la importancia que tuvo este compositor para Arrau, mientras que este año continuamos con Beethoven”, relató.

“En mayo de 2017 comenzamos la segunda etapa del proyecto de recuperación de partituras. Con los recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional de Cultura del Gobierno del Biobío, llevamos un trabajo de conservación de las partituras a cargo de dos ayudantes de conservación dirigidos por la especialista de nuestro laboratorio de restauración, Katina Vivanco. A la fecha tenemos mil 976 partituras guardadas en carpetas de conservación (sumando la 1ª y 2ª etapa del proyecto)”, subrayó Bravo.

IMPACTO SOCIAL

“El archivo educa”, bajo esta propuesta el Centro de Documentación Patrimonial se ha convertido en un laboratorio abierto para la experimentación pedagógica, facilitando el acceso a los archivos (documentos, cartas, fotografías y libros) que custodia gracias a la gestión documental y actualización permanente de sus competencias técnicas en archivística, conservación y digitalización.

“En este contexto, el Archivo de Claudio Arrau tiene una importancia fundamental para difundir y continuar estudiando el legado del más importante de los pianistas de la historia. Esta recopilación no solamente aporta datos relevantes de la vida y obra del pianista, sino que también busca transmitir sus valores”, reflexionó Bravo.



Logo Acreditación


©2017 Universidad de Talca
1 poniente 1141 Talca- Chile
Teléfono (56-71) 2200200