Académicas aportan con patentes e innovaciones para las comunidades

Las políticas de equidad de género y el apoyo institucional propician un ecosistema que permite a las investigadoras desarrollar importantes avances en materia de innovación.
Autor: Camila Bauer | 26 Septiembre 2022

Cada año crece la cantidad de mujeres que se posicionan en el ámbito científico y el desarrollo de nuevas tecnologías. Así lo demostró el informe del Instituto Nacional de Propiedad Intelectual de Chile (INAPI) del año 2022.

Según el reporte, Chile es uno de los países de la OCDE con mayor equidad de género en la solicitud de patentes, las que incrementaron en un 22% respecto al 2021.

En este contexto, en la Universidad de Talca se evidencia esta realidad, ya que varias de sus académicas están realizando aportes científicos y tecnológicos que apuntan a mejorar la calidad de vida de las personas.

Conscientes de la importancia de propiciar un ecosistema que promueva la paridad en la invención, la UTalca tiene una estrategia de largo plazo para desarrollar el trabajo de sus investigadoras.

“Estamos fuertemente comprometidos con incorporar la perspectiva de género en las distintas áreas de nuestro quehacer. Asumimos como un compromiso el potenciar la participación femenina en innovación y emprendimiento con base científico-tecnológica”, explicó la vicerrectora de Innovación de la UTalca, Ariela Vergara.

“Contamos con distintos instrumentos para financiar iniciativas en investigación e innovación presentadas por académicas y estudiantes. Nuestro objetivo a largo plazo es integrar en la cultura organizacional el enfoque de género”, recalcó la autoridad académica.

MOV

Es el caso de la profesora Silvana Herrera, de la Escuela de Diseño UTalca, quien ha sido reconocida por diversos concursos nacionales e internacionales relacionados a innovación social. Su proyecto MOV, un artefacto que permite a las personas no videntes poder trasladarse sin la ayuda de un bastón, ya se encuentra patentado y ha ido avanzando en su desarrollo, para llegar en algún momento a las comunidades que lo requieran.

“El hecho de tener una patente siendo diseñadora, y habiendo egresado hace dos años ha sido fantástico, porque valida mi trabajo como diseñadora experimental y en el área científico-tecnológico”, explicó.

“La Universidad de Talca me ha apoyado totalmente, yo nunca hubiese podido patentar algo sola. Ellos creyeron en mí y eso es súper importante, no lo he visto en otras partes”, reconoció la docente.

Para ella ha sido fundamental la visualización que se ha hecho en la institución de su trabajo, lo que ha generado que otras estudiantes y académicas se le acerquen con la inquietud de desarrollar sus propios proyectos.

Apoyo kinesiológico

En otra área, la directora del Centro Tecnológico de Telerrehabilitación y Neurociencias en el Movimiento Humano (CCTN UTalca), Valeska Gatica, es otra de las inventoras que destaca en la Institución. El centro se encuentra realizando una serie de equipos y sistemas que aportan al apoyo kinesiológico en diversas comunidades.

Uno de ellos es “My Virtual Physiotherapist”, una tecnología orientada a realizar terapias de rehabilitación física para adultos mayores de manera remota, y cuya patente ya se encuentra adjudicada.

“Las mujeres en el área de innovación tenemos una visión integral, que apunta no solo a la generación de las ciencias, sino que se orienta también al servicio de la comunidad, poniendo el foco en la salud de la persona”, recalcó la investigadora.

Según su experiencia, el respaldo recibido por parte de la Vicerrectoría de Innovación de la Institución, junto a su equipo interdisciplinar, ha sido fundamental.

“Me mostraron muchas opciones en el paraguas de la protección intelectual: marca, protección industrial, ver la posibilidad de generar una patente y proteger el manual de la terapia. Entonces, se abren un sinfín de posibilidades que antes uno no conocía de forma particular”, aseguró Gatica.

“La Universidad de Talca ha generado una estrategia que ha permitido que, tanto investigadores hombres como mujeres, podamos avanzar, pero también en los países de América Latina se ha notado cada vez más la presencia de nosotras. Las investigadoras femeninas estamos presentes y eso lo he sentido en mis 17 años de carrera”, expresó.

Compartir
keyboard_arrow_up