Aconsejan disminuir estrés infantil en pandemia

Especialista recomendó evitar traspasar problemas a los menores, ya que pueden convertirse en un estresor adicional. 
24 Julio 2020

A cuatro meses de su comienzo en Chile la pandemia no solo impuso el concepto de distancia física, sino que, además, derivó en la aparición de una serie de sintomatologías relacionadas con la salud mental en adultos, niños, niñas y adolescentes, situación que, según explicó la académica de la Facultad de Psicología, Rosario Spencer, dado el contexto actual es “normal” que ocurra.

“Son reacciones normales que podría tener cualquier persona que se ha visto enfrentada a lo que hemos vivido en este último tiempo. Estamos en una crisis, una situación para la cual no estábamos preparados por lo que es absolutamente normal y esperable que pasen estas situaciones”, expresó durante un webinar organizado por la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio.

La académica recomendó observar la evolución de la conducta cotidiana de los menores, para detectar síntomas que puedan revelar la aparición de posibles cuadros de estrés, los cuales de no ser tratados pueden llegar a ser crónicos o derivar en otros problemas.

“Incluso pequeños cambios en la vida del niño o niña pueden tener un gran impacto para ellos y la pandemia ha implicado muchos, por lo que se han visto forzados a adaptarse a una velocidad inesperada”, precisó.

En este contexto, la especialista recomendó a padres y/o cuidadores tratar de generar un clima de seguridad, que favorezca la regulación de emociones y la capacidad para tratar de responder a las inquietudes, emociones y acciones de los menores.

“Por ejemplo, hay que buscar momentos adecuados para conversar sobre cómo se sienten frente a la pandemia y el aislamiento que vivimos, saber si sienten temores y cuáles son. Por otra parte, estar atentos a sus cambios de actitud y dejar que expresen sus emociones, pero luego preguntar y conversar con ellos sobre estas situaciones”, sostuvo.

Spencer agregó que “lo más importante es escucharlos. Y algo que también es vital, no traspasar las propias preocupaciones a los menores, si como adulto necesito de ayuda lo mejor es obtenerla de otro adulto, también hay que transmitir esperanza, sin que estas sean falsas esperanzas”, indicó Spencer.

Otro aspecto que aconsejó fue intentar mantener rutinas para las comidas, tareas del colegio, aseo y el descanso, y dosificar el acceso a los medios de comunicación informativa ya que puede aumentar su sensación de vulnerabilidad y ansiedad.

Compartir
keyboard_arrow_up