Corporación certifica la implementación de su sistema de gestión energética

Agencia internacional avaló que la Institución cumple con los requisitos establecidos en la norma ISO 50.001 sobre el uso eficiente de la energía y logra un objetivo estratégico referido a promover acciones ambientalmente sustentables.
20 Diciembre 2020

La Universidad consolida un histórico hito al recibir oficialmente la certificación que valida la implementación de un Sistema de Gestión Energética (SGE), bajo la norma ISO 50.001, en sus dependencias ubicadas en la comuna de Talca. Con ello se cumple un objetivo estratégico de la Institución referido a fortalecer uso eficiente de la energía y promover prácticas ambientalmente sustentables.

La Casa de Estudios fue certificada por un lapso de tres años por la agencia Aeonor Internacional. En primera instancia, este aval involucra a Campus Talca, Casa Central, Centro de Extensión Talca, Campus Clínico San Miguel, Oficina de Partes (Casa Azul) y el Edificio Lircay (Ex Diario El Centro).

A partir del próximo año, se trabajará en una segunda fase de implementación del SGE que abordará todos los campus de la Universidad.

El rector Álvaro Rojas expresó su beneplácito por este logro institucional que demuestra una Institución interesada en el medioambiente y en buscar soluciones concretas para aportar en materia de eficiencia energética.

“No solamente debemos de hablar de sustentabilidad sino también debemos practicarla y ser un buen ejemplo para nuestros estudiantes, funcionarios y para las personas que se vinculan con la Institución. Esta certificación hace posible implementar una serie medidas, no solo de gestión sino también de transferencia tecnológica e investigación. Felicitamos a las personas que estuvieron vinculadas con este trabajo, que hemos emprendido desde hace muchos años con la certificación el Acuerdo de Producción Limpia (APL – Campus Sustentable) en el Campus Santiago”.

Asimismo, la máxima autoridad añadió que esta certificación “marca un punto de referencia en la región del Maule, donde las instituciones, tanto públicas como privadas, deben avanzar en sistemas más sustentables”.

El proceso de ejecución e implementación del SGE tardó aproximadamente dos años y estuvo a cargo de la Vicerrectoría de Gestión Económica y Administración (VGEA) a través de su Departamento de Administración de Campus.

En tal sentido, el vicerrector de la VGEA, Carlos Torres, resaltó que la relevancia de esta certificación radica en “que es una validación externa sobre el modo en que nosotros gestionamos la energía. No significa solo el logro de metas numéricas, sino que el sistema nos permite planificar el ahorro energético y el uso eficiente de la energía en el largo plazo”.

Además, la autoridad resaltó que “estamos certificando nuestro sistema compuesto por personas, protocolos y una política energética que nos asegura que hacemos uso racional de la energía”.

Sistema

Diego Aliaga, jefe del Departamento de Administración de Campus y encargado de la implementación y seguimiento del SGE, explicó que a través de este sistema la Universidad aborda la eficiencia energética en múltiples dimensiones; por ejemplo, la implementación de medidas de gestión estratégica que impacten en el ahorro energético, gestión de compras con un foco en la sustentabilidad, monitoreo constante de resultados, educación, investigación y transferencia tecnológica.

En estos dos últimos puntos está el factor diferenciador de la UTalca con el sistema de otras instituciones, explicó Aliaga.

“Con este sistema no solo nos preocupamos en gestionar medidas, sino también en investigar y transferir tecnología. Ejemplo de ello es la labor que hace el Centro Tecnológico Kipus y el Centro Tecnológico de Conversión Energética, ambos de la Facultad de Ingeniería, que trabajan en la eficiencia energética de las edificaciones y en sistemas de conversión energética”.

Además, cuenta con un importante foco en materia de educación para fortalecer la formación y competencias de nuestros estudiantes, así como para capacitar a funcionarios académicos y administrativos a través de buenas prácticas que permitan disminuir el consumo energético en las dependencias de la Universidad.

Acciones realizadas

La UTalca ha implementado una serie de acciones que han permitido lograr su certificación. Entre ella destaca la sustitución total de luminarias convencionales a luminarias con tecnología LED, las cuales permiten ahorros de energía cercanos al 40%. Además, en las nuevas edificaciones se han instalado sensores de movimiento y sonido que permiten utilizar la energía solo en el momento en que se requiera.

Además, existen importantes avances en controles operacionales como por ejemplo la automatización de todo el sistema de alumbrado público con fotoceldas, cuyo sistema permite que las luminarias se apaguen y enciendan cuando hay o no luz natural.

También, destaca la adquisición de equipos de aire acondicionado “Inverter”, cuya tecnología de velocidad constante permite ahorros de energía hasta el 40% con respecto a equipos que no utilizan este sistema. Asimismo se han incorporado programadores de tiempo para controlar los sistemas de calefacción por radiadores que utilizan gas.

El proceso de gestión de compras también ha cambiado. Al momento de comprar equipamiento o materiales para construcción de edificios, la Universidad prioriza los criterios de sustentabilidad y ahorro energético en cada una de sus decisiones.

El Sistema de Gestión Energética contempla además medidas en infraestructura. Así, cada edifico que se construya debe cumplir con la Certificación de Edificación Sustentable (CES), estándar nacional que certifica el desempeño energético de los proyectos de construcción.

La última acción a destacar es el Plan de Comunicaciones a cargo de la Dirección de Comunicaciones Corporativas y también las capacitaciones emprendidas por la VGEA para el personal de guardia, aseo y funcionarios de Administración de Campus. Ambas acciones buscan promover hábitos de sustentabilidad energética que modifiquen conductas de forma permanente en las personas. Esta labor se intensificará a mediados del próximo año enfocándose en la comunidad universitaria como parte del plan de educación del Sistema.

Para mantener esta certificación, la Universidad debe cumplir con dos auditorías de seguimiento durante los próximos dos años, lo que significa que este sistema tiene una perspectiva de mejora continua y obliga a que las instituciones se esfuercen por conseguir nuevos objetivos en materia de ahorro energético.

Compartir
keyboard_arrow_up