Destacan avances en identidad de género y derechos humanos

Coloquio “Transformando la Universidad” debatió aplicación del Reglamento para el reconocimiento y uso del nombre social, con la participación de la presidenta de la FECH, Emilia Schneider
Autor: Christian Buscaglia | 18 Octubre 2019

En agosto pasado, la Universidad presentó oficialmente el Reglamento para el reconocimiento y uso del nombre social por motivo de identidad de género, un protocolo que se aplica a los tres estamentos: estudiantes, académicos y funcionarios administrativos. La normativa universitaria fue parte de los acuerdos alcanzados entre la institución y los estudiantes en el marco de la movilización efectuada durante el primer semestre de 2018.

Con el ánimo de festejar este importante avance hacia la consolidación de una política de igualdad de género, la Corporación realizó en el auditorio Mac-Iver de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales el coloquio: “Transformando la Universidad, El reconocimiento del nombre social como avance contra la discriminación”.

La actividad contó con la participación de la prorrectora Gilda Carrasco; el académico de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales y director del Centro de Estudios sobre Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CEDIA), Isaac Ravetllat; y de Emilia Schneider, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh) y militante del Partido Comunes, del Frente Amplio.

“Recientemente la Universidad de Talca ha sido acreditada por un periodo de seis años, eso significa que nos ha colocado en un lugar de posicionamiento muy importante a nivel país, es decir, somos una Universidad compleja. Uno podría definir la complejidad de muchas formas, sin embargo es necesario considerar que la complejidad va más allá del desarrollo de las distintas disciplinas y áreas de estudio, tiene también relación con todo aquello que requieran sus personas, la comunidad universitaria y, por ello, se hace muy importante que las tolerancia y la diversidad estén presentes en este desarrollo”, indicó Carrasco.

Por su parte, Lorena Castro, directora de Género, presentó a través de un esquema la forma en que se implementó el mencionado reglamento institucional, destacando que “estamos asistiendo a un hito que, si bien es cierto se presentó oficialmente en el mes de agosto, ha ido tomando más fuerza porque se ha ido materializando su objetivo”.

“Se trata de una normativa universitaria que simboliza un compromiso y un anhelo de los estudiantes y de toda la comunidad universitaria”, acotó.

Posteriormente, la presidenta de la FECh valoró los avances alcanzados por la Institución. “Saludo el avance, creo que no es menor alcanzar este logro en un contexto donde no todas las universidades del país -ni siquiera todas las universidades públicas- han asumido esta transformación y mucho menos desde el Ministerio de Educación”.

“El que las universidades permitan que se reconozcan las personas trans, abre la puerta a la existencia de estudiantes trans en la educación superior, quita una de las tantas barreras que hay para acceder a la educación en nuestro país y permite cuantificar cuántas personas transgénero acceden efectivamente a la educación superior”, prosiguió la estudiante de Derecho de la U. de Chile.

En tanto, Ravetllat advirtió a la presidenta de la Federación de la Universidad de Chile: “Estamos en un momento peligroso, muy peligroso. Cuidado con la autocomplacencia, con la idea de que tenemos todo hecho, que somos súper ‘progres’, porque ahora lo pro-trans vende mucho. ¿Quién se atreve a poner en una red social algún comentario a la identidad de género? Es políticamente incorrecto”.

“Cuidado, porque de esta manera los verdaderos cambios que buscamos quedan invisibles. Una Ley de Identidad de Género debe contemplar una visión mucho más omnicomprensiva de lo que es una persona trans. Cuando dejemos de usar la palabra ‘trans” y respetemos mucho más la diversidad de identidades no necesitaremos hacer un tránsito, nos sentiremos suficientemente cómodas y cómodos para ser quienes somos y que los demás nos tengan que validar”, concluyó.

Compartir
keyboard_arrow_up