En seminario realizado en la UTalca abordan consecuencias de trastornos del lenguaje en niños

Expertos aseguran que si no se tratan a tiempo se pueden generar complicaciones en aspectos laborales y familiares de las personas al no poder comunicarse de manera adecuada.
2 Octubre 2019

Alrededor de un 7% de la población infantil presentan el llamado Trastorno Específico del Lenguaje (TEL), problemática que si no es tratada puede generar complicaciones en la vida familiar y laboral en la adultez. Estas son algunas de las conclusiones en seminario organizado por la Escuela de Fonoaudiología de la Universidad de Talca, con ocasión del Día Mundial de esta condición.

La actividad tuvo como objetivo actualizar conocimientos y visibilizar el TEL, que se presenta en niños y niñas con falta de habilidad para desarrollar el lenguaje de manera espontánea y natural, sin que existan problemas neurológicos, auditivos, intelectuales, psicológicos o ambientales.

María José Quintana, directora del Departamento de Ciencias de la Comunicación Humana y Trastornos Oromotores de la UTalca, explicó que “esta condición afecta aproximadamente un 7% de la población infantil y es un trastorno muy prevalente dentro de las patologías que tratamos como fonoaudiólogos y tal como se vio en el seminario no solo afecta al tema del lenguaje, sino que es cómo la dificultad del lenguaje afecta al niño en la parte escolar, emocional y en el ámbito social, entonces la idea de este seminario de actualización es salir del ámbito de tratamiento netamente clínico, y dar una mirada más integral al respecto”.

Los especialistas aclararon que el TEL no es una enfermedad “es simplemente una condición que está relacionada con una dificultad en el desarrollo que puede afectar el aprendizaje y obviamente puede ser superada con el apoyo de educadores y fonoaudiólogos, fundamentalmente”, manifestó Luis Martínez, doctor en lingüística y académico del Departamento de Fonoaudiología de la casa de estudios.

Agrega que “la evidencia científica nos dice que el TEL es permanente porque continua en la adultez, no es una situación tan notoria como un déficit intelectual, pero estas personas pueden derivar en alteraciones en diferentes ámbitos, como por ejemplo, el afectivo lo que pueden afectar la vida familiar, presentan altas tasas de divorcios o pueden tener complicaciones en el trabajo porque tienen problemas comunicativos y muchas veces son rechazados o menos tomados en cuenta”, subraya.

De la misma forma, el doctor Martínez advirtió que en Chile el TEL se aborda solo en la población infantil. “Los tratamientos están más enfocados en los niños, pero en países desarrollados hay fonoaudiólogos en el trabajo educativo en adultos. Se requiere de un trabajo multidisciplinario que implique psicólogos y otros especialistas”, afirmó.

Por su parte, Laura Trincado, académica de la Unidad de Lenguaje Infantil de la UTalca, enfatizó la importancia de mejorar las condiciones ambientales en el cual se desarrolla y aprende el niño, incluyendo aulas y entornos familiares. “Esto no necesariamente le ayudaría a mejorar su condición, pero le ayuda al niño a aprender que es el objetivo, entonces mejorar este contexto, en bajar las barreras y poner algunas condiciones mejoradas en base al currículum a aplicar, estrategias y técnicas, le va a ayudar a adquirir las habilidades de mejor manera y también, por qué no, ayudando a resolver dificultades”, puntualizó.

Compartir
keyboard_arrow_up