Ues estatales acceden a metodología de apoyo psicológico

Centro de Psicología Aplicada sistematizó, a través de un manual y un programa de capacitaciones, el trabajo efectuado en grupos de contención online.
24 Julio 2020

La metodología aplicada en los grupos de contención emocional que realizó de forma virtual el Centro de Psicología Aplicada (CEPA), fue puesta a disposición de la Red de Centros de Atención Psicológica y Escuelas de Psicología del Consorcio de Universidades del Estado de Chile (Cuech).

De las dieciocho casas de estudio que integran la instancia, la primera en replicar la experiencia es la Universidad del Bío Bío que, para dicho efecto, está recibiendo capacitación del CEPA.

“Los asesoramos y les enseñamos cómo funcionaba este modelo. Capacitamos a los profesores y coordinaciones en temáticas como, por ejemplo, cómo generar regulaciones emocionales, cuáles son las herramientas necesarias para regular a la población y cómo podemos hacerlo vía online, entre otros aspectos”, explicó la coordinadora clínica del Centro, Carla Mendoza.

Precisó que los grupos son espacios de conversación online, donde se brinda contención y apoyo para los asistentes, a quienes además se les entrega herramientas para la autorregulación de las emociones, en especial para esta época de pandemia. En cada uno de estos espacios participan no más de ocho personas quienes son guiados por dos psicólogos que monitorean el avance del proceso.

La profesional precisó que esta herramienta, que fue aplicada por la entidad entre los meses de abril y junio con una convocatoria que alcanzó el centenar de participantes, es muy útil por lo que esperan que se replique en otras instituciones del Consorcio.

“Con estos grupos podemos dar una mayor cobertura y tener un mejor impacto en la salud mental de las personas”, afirmó Carla Mendoza.

En ese sentido, la directora del Centro, Soledad Schott, planteó que “el confinamiento y la distancia social y física hace que se genere una serie de sintomatología que pasó de ser de anormal a normal, es decir, ahora es normal que estemos angustiados a ratos, que tengamos altos niveles de estrés o que tengamos problemas para dormir, que nos sintamos lábiles (frágiles) emocionalmente. Vienen, además, otros procesos psicológicos que están asociados a llevar cuatro meses de confinamiento en parte y también con el duelo”.

Por ello, agregó que a partir del trabajo realizado desarrollaron un manual y un programa de capacitaciones para que la iniciativa pudiera ser replicada en otras instituciones.

“Dado que nuestro Centro es especializado y cuenta con diversos profesionales al servicio de la comunidad, generamos instrumentos de calidad que se pueden replicar en otras unidades más pequeñas y así podemos transferir el conocimiento y la experiencia que tenemos”, expresó Soledad Schott.

En la propia Universidad de Talca la experiencia fue replicada por la Dirección de Salud del Estudiante que la implementó con el apoyo del CEPA, registrando, a la fecha, una alta convocatoria.

Sobre esta relación colaborativa, la vicerrectora de Desarrollo Estudiantil, Paula Caballero, quien además encabeza el Equipo de Coordinación Institucional (Ecicovid), destacó que “como Universidad estamos buscando formas de aportar a la salud mental de las personas ya que entendemos que este período de la pandemia no ha sido indiferente para nadie y se ha visto un incremento en este tipo de problemas”.

En ese orden, la autoridad relevó que “el trabajo que realiza el Centro de Psicología Aplicada va en esa línea y ha sido destacado por sus pares a nivel nacional, por lo que esperamos que esta metodología sirva y beneficie a más personas en el país”.

Compartir
keyboard_arrow_up