UTalca midió eficiencia energética en 300 edificios y el 90% no cumple estándares mínimos

Esta experiencia, del Centro Tecnológico Kipus, de la casa de estudios maulina, es única en el país y permitió el análisis y evaluación de construcciones en Santiago, Talca y Concepción, a través de una herramienta computacional que ayuda en la toma de decisiones para generar mejoras.
3 Marzo 2020

Los edificios del Servicio de Registro Civil e Identificación, del Instituto Nacional de Estadística (INE) y de la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI), forman parte de las 300 edificaciones que fueron analizadas y caracterizadas en su consumo energético por el Centro Tecnológico Kipus de la Universidad de Talca (UTalca), en las ciudades de Santiago, Talca y Concepción.

La innovadora iniciativa, financiada por Corfo durante dos años, se denomina “Plataforma para la caracterización del consumo energético y estimación de ahorro en edificaciones públicas y corporativas”, y consistió en la implementación de una plataforma en línea que permite caracterizar el consumo energético en instalaciones públicas y corporativas, que evalúa en forma efectiva, eficiente y gratuita medidas de eficiencia energética a escala de ciudades e individual.

“Hay un déficit de lo que es la caracterización energética de los edificios en Chile, técnicamente se sabe cuáles son las posibles mejoras que uno puede implementar en los edificios para reducir los consumos, pero la naturaleza de las edificaciones y su uso son diferentes en cada caso, entonces el valor de la plataforma radica en la caracterización y categorización de las construcciones analizadas y la orientación que se entrega con las medidas de eficiencia energética”, afirmó el director del Centro Tecnológico Kipus de la UTalca, Carlos Torres.

La directora del proyecto y académica de la Facultad de Ingeniería de la casa de estudios maulina, María Luisa del Campo, señaló que, “con la herramienta se logró determinar cuáles eran los factores claves para agrupar a los edificios y que permiten tomar decisiones en materia de eficiencia energética para ese grupo específico de construcciones”.

Entre las características detalladas está la arquitectura del edificio, donde se analiza cómo está construido o cuánta superficie de ventanas tiene, entre otros aspectos, además del equipamiento con el que cuenta en relación a la calefacción, refrigeración y climatización, y el número de personas que hace uso de los espacios interiores. Esa información permite que la herramienta utilizada defina cuáles son las mejores medidas en eficiencia energética que se deberían aplicar en cada grupo.
“Si bien se evalúa a escala de grupos de edificios, también podemos obtener datos precisos de un determinado edificio”, señaló la profesora María Luisa del Campo.

Esta información posteriormente se entrega a las autoridades a cargo de las edificaciones, a través de un completo informe que les permite definir y desarrollar políticas públicas en materia de eficiencia energética en las instalaciones, aportando al compromiso adquirido por el país al 2025, de disminuir en un 20% en consumo de energía.

El reporte incluye los datos incorporados y una simulación de las mejoras y recomendaciones indicadas por el programa, el consumo que podría alcanzar, la reducción en energía consumida, el ahorro monetario que significan los cambios en un año, disminución en la huella de carbono y el costo de la inversión, entre otros datos.

Herramienta

El equipo de profesionales del Centro Tecnológico Kipus se basó en un software desarrollado por el Lawrence Berkeley National Laboratory de la Universidad de California, denominado CityBES, que es utilizado para estos fines en algunas ciudades de Estados Unidos. A esta herramienta se le incorporaron una serie de ajustes y configuraciones para que funcionara con la información de los arquetipos de edificios que se pueden encontrar en Chile. Un amplio trabajo teniendo en cuenta que, en nuestro país, existe un espectro variado de sistemas constructivos, a diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos donde, de acuerdo al año de edificación, el analista puede saber las características que están normadas.

Los datos anexados de los edificios permitieron evaluación de costos versus beneficios de alrededor de 80 alternativas de reacondicionamiento definidos en la plataforma, que ayudan a disminuir el consumo energético, entre los que se cuentan el recambio de sistemas de climatización, incorporación de protección solar en zonas de ventanas, cambio en los sistemas de distribución del calor, diversificación de fuentes de energía, cambios en revestimientos de muros y cielos, entre otros elementos.
“Los beneficios son económicos y energéticos, el programa evalúa no solamente la reducción en términos de energía que una medida determinada puede generar en el edificio, sino además en cuánto tiempo se logra el retorno de esa inversión”, explicó la directora del proyecto.

El Ministerio de Energía, la Agencia de Sostenibilidad Energética y la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático apoyan el proyecto, que entrega una completa información para la definición de políticas públicas y la evaluación de acciones que ayuden a alcanzar el compromiso de disminución en un 20% del consumo de energía en el país al 2025.

Próximos pasos

La iniciativa ahora continuará midiendo nuevos edificios públicos de forma gratuita a través de la información que les entregue Gestión Energía, una unidad del Ministerio de Energía que recibe la información de consumos energéticos por parte de los edificios estatales. “Continuaremos dando sustentabilidad a la plataforma a través de este servicio, pero además prestaremos apoyo a empresas u organizaciones que lo requieran, ya que podemos evaluar desde grandes construcciones hasta oficinas pequeñas”, precisó la académica.

Quienes estén interesados en conocer más sobre la plataforma pueden visitar https://www.citybes.kipus.cl/

Compartir
keyboard_arrow_up