Proponen fortalecer la inteligencia emocional

Encuentro fue organizado por el Programa de Formación Fundamental y reunió a estudiantes, académicos y personas relacionadas con la salud
Autor: Andrés Vicent | 10 Octubre 2019

Manejar las emociones, conocerse a sí mismo y tomar conciencia de nuestras capacidades, son algunas de las recomendaciones que entregó a los estudiantes universitarios la destacada psicóloga y autora de varios libros Nureya Abarca, quien expuso en el seminario llamado “Inteligencia Emocional para el Siglo XXI”, organizado por el Programa de Formación Fundamental.

En su inicio en la vida universitaria algunos jóvenes se ven enfrentados a una elevada carga académica, lo que, en muchos casos, les provoca altos niveles de estrés o depresión, por eso es fundamental estar consciente de sus capacidades y competencias.

Así lo explicó la académica de la PUC, Nureya Abarca. “El primer componente de la inteligencia emocional es conocerse a sí mismo. Uno tiene que plantearse hasta qué punto yo puedo enfrentar el desafío, cuántas son mis habilidades. Alguien puede proponerse un desafío enorme para el cual no está preparado entonces la frustración y el estrés es terrible. Uno tiene que ir calibrando, conociéndose a sí mismo, en forma honesta reconocer hasta dónde tengo capacidades. Si quiero llegar más allá tengo que estudiar mucho más, pero no llegar y enfrentarme al examen o a la prueba sin esas herramientas”.

La doctora reconoció que la sobre exigencia es un problema social de múltiples responsabilidades. “Por el lado de las habilidades las tengo que generar yo, hacerme responsable y, por otro, los desafíos que a veces se le plantean a un chico, que son exagerados, son de parte de los padres, de la universidad o la sociedad que le pide ser un campeón”.

Marlenne Gutiérrez, directora del programa de Formación Fundamental apuntó a que “elegimos esta temática para el seminario porque consideramos que hoy día la formación fundamental de los estudiantes es primordial para el desarrollo de su vida profesional, pero también para la vida en general”.

Agregó que “hay muchas áreas donde la diferencia no está dada por lo que la persona sabe sino cómo uno se comporta y cómo se maneja ante ciertas situaciones”.

Compartir
keyboard_arrow_up