Univerdidad de Talca

Facebook Twitter Youtube Pinterest Linked In

Alimentos saludables del Maule para el mundo

Especialistas coinciden en que la creciente demanda por alimentos más sanos representa una gran oportunidad de desarrollo para le región, que destaca por generar productos de reconocida calidad.

Más |
Alimentos saludables del Maule para el mundo


26 Enero 2017

Ya no solo adquirir alimentos, sino que sean saludables. Esta es una de las principales demandas que formulan los consumidores de todo el mundo, en respuesta al creciente interés por productos que permitan llevar una mejor calidad de vida y, de este modo, alejar el fantasma de enfermedades cardiovasculares o de dolencias como la diabetes y la obesidad, entre otras.

A esta tendencia nuestro país y en particular nuestra región aportan con algunos de los productos más apetecidos, según detectó un estudio realizado por el Instituto de Innovación Basada en Ciencia (IIBC) de la Universidad de Talca.

La buena noticia es que de los nueve alimentos que componen la lista, siete de ellos son cultivados en el Maule.

“Dejando de lado el salmón y la palta, la región produce la mayoría de ellos. Destacan las manzanas y berries donde es muy potente, pero también encontramos los espárragos, arándanos limones, entre otros”, comentó Cristóbal Montalba, profesional encargado de vigilancia tecnológica del IIBC, a quien correspondió la tarea de realizar el análisis.

SALUDABLES Y FUNCIONALES

Pero qué hace la diferencia entre un alimento que tenga el calificativo de saludable respecto de otro que no lo tenga.

Soledad Hidalgo, jefa de Desarrollo Estratégico y coordinadora del programa de Alimentos Saludables de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), explicó que “un alimento saludable entrega beneficios para la salud, que están más allá de la sola nutrición”.

Agregó que entran en esta categoría algunos procesados -en la medida que sus componentes se ajustan a las normas establecidas por las autoridades de salud- o frescos, como, por ejemplo, los vegetales.

Para graficar lo anterior la especialista señaló que si bien las frutas son necesarias para una dieta equilibrada, existen algunas que destacan por algún atributo particular como es el caso de los arándanos, que suman a sus nutrientes un alto nivel de antioxidantes.

Pero el tema incluso ha ido más allá al punto que en el último tiempo se comenzó a hablar de una nueva categoría, “funcionales”, cuyo consumo es beneficioso para el organismo a un nivel superior.

“Es decir, una fruta puede ser funcional porque dentro de sus componentes hay algunos ingredientes activos que generan un beneficio mayor, por ejemplo, algunos actúan a nivel la salud mejorando el funcionamiento del sistema cardiovascular y eso lo hacen de forma natural”, explicó.

POTENCIAL

Ante la creciente demanda por productos más sanos, Hidalgo señaló que el actual escenario abre grandes oportunidades para nuestro país, y, en especial, para la región.

“En el Maule hay pocas cosas que uno no encuentre; frutas, hortalizas, legumbres, cereales, maíz, o sea, tiene una diversidad productiva muy grande, eso es muy importante porque hace que se puedan elaborar productos vegetales con muchos ingredientes activos y aditivos que hoy demanda el mercado”, planteó.

Añadió que esta demanda no solo representa la posibilidad de aumentar los envíos al exterior, sino que de ir más allá a través del desarrollo de productos con mayor valor agregado como son los diversos ingredientes funcionales ampliamente apetecidos por los mercados.

“Por ejemplo, el licopeno es un colorante que proviene del tomate y de otros vegetales rojos, que está demostrado que sirve para prevenir el cáncer de próstata. Entonces la oportunidad no es solo vender la materia prima, el tomate, también se puede extraer el licopeno y exportarlo, porque es un producto muy valorado que lo compran afuera y lo adicionan al yogurt”, comentó.

DESPEGUE

Para aprovechar el enorme potencial del país en esta materia, a nivel gubernamental se creó el Programa de Innovación en Alimentos más Saludables (PIA+S), el que a su vez depende de una iniciativa estratégica más amplia, denominada “Transforma alimentos”, en la cual participa la Corfo, y los ministerios de Economía y Agricultura.

Hidalgo señaló que entre las diversas acciones contempladas como parte de dicho proyecto, se encuentra el lanzamiento, a fines de enero, de un polo regional de desarrollo.

“La idea es empezar a generar productos y negocios en torno a aumentar el valor de las materias primas provenientes del Maule, así como de otras regiones del país, a partir de la producción de ingredientes funcionales y aditivos. Habrá recursos para investigar, producir y exportarlos”, anticipó.

Igualmente, indicó que en el marco de esta estrategia también está contemplado el diseño de una certificación que permita avalar los atributos de cada producto.

“En Chile lo único que hay es el Reglamento Sanitario de los Alimentos, que solo habla de los nutrientes críticos y, someramente, de la funcionalidad. No tiene una definición de saludable o funcional, cada institución ha ido consensuando algunas definiciones pero la idea es poder avanzar en esos aspectos normativos y se está empezando en eso”, indicó.

INNOVACIÓN

Pese al desarrollo incipiente del tema en el país, la profesional reconoció que el Maule cuenta con un aliado estratégico en la materia: la Universidad de Talca.

“Ha sido clave en el desarrollo de la región, ejecutando una serie de iniciativas y proyectos vinculados a los alimentos. Entonces tener a la UTALCA es una ventaja para esto, porque la zona ya cuenta con un ente tecnológico que tiene experiencia, muchas capacidades y que, además, entrega al medio muchos profesionales de muy buen nivel. O sea están todos los elementos para pensar en una industria de los alimentos 2.0”, planteó.

Precisamente, a las diversas iniciativas que desarrolla la Casa de Estudios en ese ámbito, se sumó la creación del Instituto de Innovación Basada en Ciencia (IIBC). Entre las diversas líneas de trabajo que aborda la entidad, destaca con especial énfasis la generación de estrategias para apoyar el cultivo y comercialización de alimentos saludables y funcionales desde una perspectiva multidimensional.

“Considera todas las aristas involucradas; políticas, regulatorias, sanitarias, de transporte, económicas, logísticas, científicas, tecnológicas, de consumidor, de mercado, precio, etcétera, entonces es una industria bastante compleja y por lo tanto la ciencia, la investigación, la Universidad no puede estar fuera y está llamada a hacer una contribución en este campo”, comentó el investigador de dicha unidad, Cristian Monsalvez.

Sobre esa base, el profesional precisó el desafío asumido por la entidad.

“Para que los productos que Chile es capaz de producir dadas sus condiciones naturales logren un acceso competitivo en mercados más exigentes y que eso genere impacto y desarrollo económico, se requiere mucho trabajo de investigación, desarrollo, transferencia tecnológica e innovación para que los productos tengan cada vez más valor agregado, es decir, explotar e innovar en sus propiedades y características para lograr un mejor precio”, explicó.

IMPACTO

Cristian Monsalvez sostuvo que enfocarse en la producción de alimentos saludables podría significar un fuerte impulso a nivel local.

“Si se miran los rankings de desarrollo regional esta es una de las regiones más pobres de Chile, por tanto esta es claramente una oportunidad de diversificar, fortalecer y generar riqueza que mejore el bienestar social, las oportunidades de empleo, la retención de profesionales y un nuevo auge para el sector agro industrial”, reflexionó.

Lo anterior dijo tendría un doble impacto por cuanto este sector involucra a una serie de sub industrias y encadenamientos.



Logo Acreditación


©2016 Universidad de Talca
1 poniente 1141 Talca- Chile
Teléfono (56-71) 2200200