Univerdidad de Talca

Facebook Twitter Pinterest Youtube Linked In

Arquitectura genera modelo de vivienda para familias rurales

Muchos ojos están puestos en la iniciativa que se desarrolla en Putú, comuna de Constitución. Ya hay expectativas en cuanto a nuevos proyectos que puedan beneficiar a otras comunas.

Más |
Arquitectura genera modelo de vivienda para familias rurales


07 Agosto 2017

Con claras expectativas de proyección en el futuro, la Escuela de Arquitectura está desarrollando un proyecto para generar un modelo constructivo de vivienda social diseñada íntegramente de madera, con más espacio y capaz de mejorar la calidad de vida de las familias.

El desafío involucra también elaborar un proyecto para un conjunto habitacional, a diferencia de las soluciones individuales que la Escuela ha producido —exitosamente— en casos de vivienda rural.

En enero, Arauco propuso a la Escuela de Arquitectura la posibilidad de involucrarse en la idea, asociada a un subsidio relativamente nuevo, destinado específicamente a familias rurales. El objetivo es resolver el problema de vivienda de un grupo de empleados del vivero de Quivolgo y de un conjunto de vecinos de Putú, que se encuentra en la misma situación.

Germán Valenzuela, académico elegido por el Consejo de Escuela para liderar la iniciativa por parte de la Universidad, explicó que el anteproyecto ya está aprobado por la comunidad y discutido con la empresa constructora y con el mandante, que es Arauco. “Ahora entramos en una etapa de desarrollo más fino, del proyecto de ingeniería, de especialidades y detalles”, relató el docente, a quien acompañan en este trabajo el profesor de la misma Escuela, Diego Espinoza; el ex alumno Guillermo Rojas y la arquitecta venida de Suiza, Nika Zufic.

Sobre las expectativas, Valenzuela comentó que se pretende generar un modelo de vivienda de madera, que sea replicable y capaz de mejorar la calidad de vida de las familias, través de una mejora de la arquitectura de la casa y de metros constructivos. “Iremos de 45 a 60 metros de vivienda básica y también en la cantidad de terreno porque pasaremos de 165 metros cuadrados, que propone la norma, a 200 metros cuadrados”, acotó.

En forma especial destacó la sostenibilidad del proyecto, que utiliza materia prima y mano de obra local, lo que abarata los costos y genera empleo. “También el hecho que sea una vivienda de madera, nos permite suponer que estará mejor aislada, con un gasto energético mucho menor en calefacción y en acondicionamiento ambiental”, sostuvo.

En relación a aspectos arquitectónicos, que van de la mano del diseño, el académico explicó que se tratará de ocupar al máximo los espacios útiles. “Estamos privilegiando los espacios comunes, el living comedor de doble altura con orientación norte, idealmente, y que tenga muy buena iluminación”, precisó.

BIEN PÚBLICO

“Otro requerimiento es que los dormitorios sean de tamaño suficiente para dar cabida a una cama matrimonial. También queremos que las zonas de guardado, los closets, sean más grandes. Queremos ofrecer un producto de mejor calidad ambiental, constructiva y espacial, que supere la norma en todos los mínimos (para una vivienda básica) y que se pueda proponer como un modelo constructivo para la zona central. La idea es generar un bien público, un proyecto abierto, cuando ya esté terminado y probado”, afirmó.

La materia prima tampoco es de cualquier tipo, puesto que se utilizará madera producida por la misma empresa, que se exporta a Australia y Estados Unidos. Además, se está proponiendo utilizar un sistema de aislación térmica de celulosa proyectada, que también produce la empresa. “Tenemos que diseñar la casa y también el loteo, que está asociado a terrenos que Arauco había dejado disponibles en Putú hace 25 años. Allí estamos haciendo dos proyectos para un total de 60 viviendas”, precisó Germán Valenzuela.

OPORTUNIDAD INTERESANTE

Al evaluar esta oportunidad, el docente precisó que la Escuela de Arquitectura venía haciendo proyectos de distinta escala desde hace bastante tiempo, particularmente desde el terremoto. “En el caso de urbanizaciones, tuvimos la experiencia muy interesante de los planes de reconstrucción —que no habíamos hecho nunca, salvo el trabajo académico—, pero en términos físicos, reales, no habíamos llegado a ese punto. Entonces es una primera oportunidad muy interesante, en términos urbanos de desarrollo de una zona, Putú en este caso, donde probablemente no se ha hecho ninguna urbanización importante en los últimos 25 años”, recalcó.

Germán Valenzuela comentó que la idea es desarrollar otras iniciativas en el futuro cercano, a partir de la experiencia de Putú, “en otras áreas rurales de la región que están muy retrasadas porque la vivienda rural se construye principalmente en los centros poblados grandes; la gente tiene que moverse hacia las ciudades y eso genera un impacto porque hay personas que no se quieren mover, pero no tienen acceso a subsidio porque no cuentan con terreno”.

“Como jefe del proyecto, mi expectativa es que logremos las metas en cuanto a la calidad constructiva, del diseño y ambiental, de sostenibilidad del proyecto global, porque es nuestra meta a corto plazo. Luego veremos. Hay hartas expectativas en términos de nuevos proyectos que se pueden hacer en otras comunas, nos han contactado de otros lugares. Vamos de a poco, por etapas”, remarcó el académico jefe del proyecto.



Logo Acreditación


©2016 Universidad de Talca
1 poniente 1141 Talca- Chile
Teléfono (56-71) 2200200